Talento Unico

¿Cómo liderar conscientemente en la era del remote work?

Hace algunos años, dar la posibilidad de trabajar desde casa a los colaboradores era algo casi imposible, un espacio en el que no se había incursionado excepto algunas empresas y startups muy modernas. Hoy es un hecho. Tuvimos que aprender a liderar equipos a distancia, trabajar desde casa y, sorprendentemente, el mundo no paró de funcionar e incluso, transformó la mentalidad y el propósito de muchas empresas.

 

El buen liderazgo podría ser una de las partes más desafiantes de un trabajo donde existe un equipo que confía en ti. Se necesita empatía, profesionalismo, confianza, entre muchas otras aptitudes, y aún así se hace complicado liderar personas.

Ahora, si a esa dificultad le agregamos la necesidad de hacerlo a distancia ya sea a unos kilómetros, en diferentes ciudades o incluso diferentes países las cosas podrían llegar a complicarse aún más.

La buena noticia es que, a la fecha, ya llevamos un tiempo importante entrenandonos y aprendiendo. Sin duda la pandemia COVID-19 ha generado una serie de cambios rápidos y gigantes que no teníamos considerados, siendo uno de ellos la necesidad de trabajar desde casa.

Nos acostumbramos a las reuniones de zoom, a la nula interacción en persona, a conocer equipos a distancia, incluso a realizar contrataciones sin conocer personalmente al candidato. Hemos revolucionado la forma de crear conexiones, trabajar, liderar equipos. Ahora es momento de convertirnos en expertos.

 

Pero, ¿cómo lidero un equipo de manera correcta, consciente y productiva?

Lo primero es lograr marcar la línea entre el horario que corresponde trabajar y el que no. Recordemos que durante nuestros días de oficina existían y se permitían los breaks, es algo que nuestro cerebro necesita, por eso debemos entender que nuestro equipo puede pararse a prepararse un café, tomar aire, etc, y no es necesario seguirlos durante todo el día. En vez de preocuparse por que esté siempre frente al computador o atendiendo el teléfono, veamos los resultados al final del día o de la semana,  ¿fué productivo mi equipo?, ¿realmente necesito estar monitoreando todos los movimientos?

Con lo anterior pasamos al segundo punto importante, confía en tu equipo. A nadie le gusta sentirse perseguido, ¿qué pasa si estás en el baño y te llaman sin parar porque no has contestado un correo en 2 minutos? ¡Exacto! Si tu equipo siente que confías en ellos y en su trabajo, probablemente realicen sus tareas más entusiasmados, mejore su productividad y con eso el desempeño de la empresa.

Y sí, confianza y comprensión es el tercer punto importante. Las cosas en casa no son igual que en la oficina, todos viven espacios y vidas diferentes y tu equipo debe poder confiar en ti si algo pasa. Un líder consciente está abierto a escuchar y comprender. Quizás un día un hijo amanece enfermo, hay una emergencia, el internet no funciona bien, o cual sea el caso. Son eventos que están fuera de la zona de control de las personas y un líder siempre tiene la capacidad de comprender y ofrecer apoyo.

Para finalizar, preocúpate que tu equipo esté trabajando en las mejores condiciones. La entrega de herramientas necesarias para el correcto funcionamiento del trabajo es algo que en las oficinas no falla, ¿por qué entonces no preocuparse de la misma manera cuando el trabajo es en casa?

Un líder consciente se preocupa por ,más cosas además del bienestar de la empresa. El líder consciente entiende el valor de las personas que trabajan con él, las pone en el centro y trabaja para mantener a su equipo cómodo y  motivado, porque sabe que ese es el mejor camino para una empresa exitosa y un equipo fiel y feliz.